jueves, 14 de mayo de 2009

80 - Campo de Arenas Blancas

A la 8:30 del domingo 10 de mayo, partimos hacia el campo de Arenas Blancas a 25 Km. de la Mesada de Zárate localidad del distrito Saujil, departamento de Tinogasta, lindante con el departamento de Antofagasta de la Sierra. A la entrada de la cuesta la altura es de 2.290 m y hasta el punto de retorno alcanzamos 3.586 m, en promedio una pendiente de 5% que como tiene un descenso hasta el río y una nueva cuesta, la pendiente en partes es tan empinada que más la falta de oxígeno, nos obligó a abandonar los vehículos a mitad de camino.

Entrada a la cuesta de Mesada de Zárate

La cuesta atraviesa la cordillera transversal de San Buenaventura, que llega hasta el límite con Chile y es el faldeo austral de la puna catamarqueña, que junto a la Puna de Atacama y el Altiplano Boliviano, forman una región geológica sobreelevada que limite con las regiones geológicas de Cuyo y de las Sierras Pampeanas con vértice en el Paso de San Francisco.

Descenso hasta el río para luego volver a trepar

A los 5 Km el camino baja hasta el nivel del río, pero sigue trepando hasta retomar la cuesta. A los 12 Km la altura es de 2.980 m y comienza a afectar a la camioneta Ford naftera debiendo bajar el cuatriciclo y seguir en él hasta el final.

Al fondo, Ford del autor apunada, derecha Toyota de Niz

Unos metros más adelante un arenal impide pasar a la Toyota del Flaco y es remolcada con el Polaris hasta terreno firme. A partir de este punto seguimos en los cuatriciclos hasta el final del recorrido.

Punto de regreso (Posición: S26 54.457 W67 39.445) a 3.586 m.s.n.m.

Justo cuando nos acercábamos a lugares de gran interés como un lago y el campo de piedra pómez en la ruta hacia el Peñón, la hora límite nos forzó al regreso, el Flaco y Teresa en una demostración de poderío de su Yamaha subían a toda marcha por un arenal mientras nosotros lo hacíamos hacia el oeste yendo a parar por una empinada pendiente de arena blanca a un arroyo de agua cristalina.

Arroyo naciendo debajo del arenal

Comíamos unos sabrosos sándwich cuando el Flaco dijo que no podría subir al camino con su cuatriciclo por esa pendiente de arena blanda, le dije que no se preocupara, que lo tiraría con la cuerda que siempre llevo en el baúl del Polaris.

¿Cuál cuerda? – dijo el Flaco.
Esta, dije abriendo la tapa del baúl, pero quedamos atónitos al ver que la cuerda no estaba, entonces el Flaco dijo: es mi culpa, cuando me tirastes la guardé en mi camioneta.

Saliendo del río con Teresa y Nélida

El Flaco intentó salir caminando al lado de su cuatriciclo en marcha pero lo mismo patinaba, entonces y pese a la puna (falta de oxígeno) lo empujé a mano hasta que por fin tomó velocidad y a duras penas logró alcanzar el camino. Senté a Teresa a mi derecha ya Nélida a mi izquierda, en baja y doble tracción logré salir por una pendiente doble, que por una parte subía y por otra hacía resbalar de costado el cuatriciclo y dejando una huella sinuosa en el arenal alcancé el camino.

Cuatriciclos cargados

Emprendimos el largo regreso hasta donde dejamos las camionetas, cargamos los cuatriciclos y a las 5 de la tarde nuevamente en la Mesada de Zárate, junto a un arroyo, el flaco preparó un exquisito asado.
Preparando el asado bajo un algarrobo

Recorrido de ida y vuelta al arenal: 56 km, distancia Tinogasta a Mesada de Zárate: 120 km, total del recorrido: 296 km, llegada a Tinogasta 21:30, duración: 13 horas.

No hay comentarios: